Julio 2014

Tortell Poltrona y Payasos sin Fronteras

Escrito por  Lucia Prade y Rubén Vázquez Zueras
Tortell Poltrona y Payasos sin Fronteras

Tortell Poltrona es el nombre artístico de Jaume Mateu Bullich, nacido en Barcelona en 1955 y formado en Sociología y Economía Política en el ICESB. Tortell Poltrona emprendió su carrera como payaso junto a Claret Papiol, bajo el nombre Germans Poltrona. Desde 1975 hasta el día de hoy ha contribuido a difundir una renovada forma circense en muchos países. Ha obtenido numerosos reconocimientos, como el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat de Catalunya (2005); asimismo, el año pasado, en 2013, le fue otorgado el Premio Nacional de Circo, destacando el jurado en su veredicto “su constante e inteligente conjunción de formas clásicas y modernas”.

Tras descubrir el oficio de payaso, Poltrona decidió dedicarse a él, practicándolo e investigando los distintos aspectos que constituyen dicho arte. Vemos reflejadas en las siguientes palabras su actitud ante los retos que ha afrontado en su dedicación al cultivo de las artes escénicas circenses: “Al hacerme adulto, más que el qué, me interesa el porqué, me importa el cómo y me enamora el sentido”.

Tortell Poltrona fue el fundador de Payasos sin Fronteras, ONG que se dedica a llegar a los niños en situaciones desfavorecidas con la intención de mejorar su estado emocional mediante actuaciones de payasos. Con esta organización, Poltrona ha actuado ante infantes de diversos países afectados por conflictos bélicos, ante víctimas de la miseria moral y económica y del enfrentamiento de intereses particulares. El arte del circo se erige, de esta forma, como un medio de transformación de la realidad, que cohesiona nuestros diversos aspectos, los mundanos y los más elevados. Y ello lo hace a través del arte, permitiéndonos soñar con una realidad aún por construir.

Allá donde actúan, Payasos sin Fronteras adapta el mensaje ofrecido a su público a las circunstancias sociales que atraviesan en ese lugar. De este modo, consiguen transmitir ciertos valores universales, como por ejemplo, la paz, la concordia, la fraternidad. etc., los cuales ejercen un efecto regenerador sobre cada uno de los chavales.

En 2013 esta organización cumplió su vigésimo aniversario, contando en su haber con más de diez mil actuaciones, en 708 expediciones a 98 países, alcanzando un total de más de tres millones y medio de espectadores.

Tortell Poltrona valora muy positivamente la posibilidad que ofrece el circo de sobreponerse a la insignificancia de las superfluas preocupaciones. Él conoce bien lo que significa comenzar de cero cada vez que se traslada la carpa de un descampado a otro, un movimiento permanente entre distintos lugares, distintas personas, lenguas y culturas. Sin embargo, toda frontera es bellamente deconstruida mediante la universalidad del humor, la belleza, la benéfica creatividad, que inspira a soñar metas más elevadas.

Tortell Poltrona cosecha cada risa sembrada en su oficio con gran deleite, guardando las risas en un saco, y lanzándolas con fuerza a las estrellas ubicadas en el techo de su comedor, y sintiendo, a continuación, la imperiosa necesidad de volver a cazar más. En su labor con Payasos sin Fronteras ha logrado sembrar alegría, ayudando a muchos niños y jóvenes a afrontar su futuro con mayor esperanza.

Suena el metálico sonido de las piquetas arraigándose, ora aquí, ora allá; la carpa se eleva, y después se va de nuevo, pero permanece la transformadora semilla en el corazón de las anhelantes almas: ¡continúe el circo de la vida! ¡Reciban las rojas narices de la personalidad escenificada un sincero aplauso tras una magistral actuación!

http://www.circcric.com/

http://www.clowns.org/

http://lunessinfronteras.blogspot.com.es/p/presentacion-psf.html

Deja un comentario