Esfinge suscripción 2017

Agosto 2017

Siglo XXI, del caos a la utopía

Escrito por  Francisco Capacete
Siglo XXI caos utopia Siglo XXI caos utopia

Este siglo XXI, emblema del caos y la corrupción, revela con precisa claridad su carácter medieval. Pensadores como Umberto Eco y Jorge Á. Livraga alertaron ya en los años sesenta de la llegada de una nueva edad media. Y los acontecimientos que se han ido desarrollando desde entonces no dejan de darles la razón. Tendencia al feudalismo, economías de subsistencia, aparición de mercados basados en el trueque, bardos que cantan las injusticias con una sencilla guitarra o la atomización de las creencias religiosas son características propiamente medievales que han aparecido aquí y allá.
 
¿Qué es una edad media?
Una edad media es una época que, como su propio nombre indica, se enclava entre dos épocas de esplendor o desarrollo. La historia de la humanidad ha conocido muchas edades medias. La civilización china pasó por varias, como la llamada Era de los Estados Combatientes. El Antiguo Egipto también pasó por épocas medievales o «intermedias», así como la Grecia antigua tras el esplendor de las culturas cicládicas y minoicas. De modo que, como le ocurre al individuo, la humanidad pasa por fases o ciclos de desarrollo y decadencia, de expresión y de consunción, de vitalidad y de senectud.

El medioevo se caracteriza por una pérdida de valores fundamentales. De ahí proviene el caos, es decir, la percepción psicológica del caos, de no poder distinguir qué es cada cosa, para qué sirve cada institución, cada subestructura de la sociedad. Si preguntáramos a cualquier ciudadano para qué sirve la política, la religión, la familia, el Ejército, la educación, etc., se vería en serios aprietos para responder, porque todos estos sistemas han perdido sus valores fundamentales. Y como no se sabe cuál es su naturaleza fundamental, cada cual los usa según sus propias necesidades, desnaturalizándolos. La política se usa para alcanzar el poder y no para organizar adecuadamente la sociedad; la religión, para adoctrinar en lugar de llevar el alma hacia la divinidad; la familia, para procrear y no para fomentar la fraternidad; el Ejército, para hacer campañas de imagen y no para terminar las guerras; la educación, para fabricar mano de obra y no para enseñar a ser libres e íntegros.

leprosos en la Edad media

Vivimos una época de caos
Vivimos en una época de caos, de falta de valores fundamentales, de pérdida de teleología. No es la peor ni la mejor de las épocas históricas. Es nuestro tiempo, y si aprendemos a hallar esos principios fundamentales, será una buena época. Toda crisis es un periodo donde aparecen problemas y los problemas ayudan a encontrar soluciones, pues todo problema contiene en sí mismo una solución. La búsqueda de soluciones favorece el desarrollo de la inteligencia.

Y la solución al caos actual llega de la mano de la utopía. El término «utopía» es acuñado en el Renacimiento por Tomás Moro para designar la ciudad ideal. De modo que una utopía es un ideal político. Moro, Campanella y Bacon se inspiraron para escribir sus utopías políticas en Platón y, más en concreto, en el diálogo La República , que en el original griego se titulaba «La ciudad». Este libro es el mejor tratado de ciencia política de la historia de la humanidad y describe cómo construir una ciudad plena, con unos políticos honrados, con un sistema educativo integral y no dogmático, con una sanidad que prima la prevención y la concienciación de la población, con unos principios éticos basados en la Justicia, etc.

Tomu00E1s Moro

Las utopías son realizables
Cuando se dice que las utopías son irrealizables, se cae en un error. Es falso que una utopía sea imposible de plasmar en la realidad cotidiana. Los antibióticos fueron una utopía antes que una realidad; los vuelos espaciales fueron una utopía; la conquista de los Polos; la democracia; incluso tú, lector, es posible que mucho antes de nacer, para tus padres fueras una utopía. Obviamente, las utopías o los ideales no son fáciles de alcanzar, como no fueron fáciles de plasmar la Capilla Sixtina, el Partenón de Atenas ni la política social de Confucio. Pero con ideas claras, sentido histórico y ético y constancia todo se logra.

Marchemos hacia la utopía de un mundo nuevo y mejor. Pongamos en nuestras alforjas una nueva ciencia liberada de dogmatismos, un nuevo arte liberado de intelectualismos, una nueva política liberada de loca ambición y una nueva mística liberada de fundamentalismos. Y no olvidemos lo más importante, necesitamos un hombre y una mujer que rescaten los valores fundamentales de la vida, del individuo y de la sociedad humana.

Bibliografía
La nueva edad media . Umberto Eco.
La próxima edad media . Roberto Vacca.
Magia, religión y ciencia para el III milenio, tomo III. Jorge Ángel Livraga.
Utopía . Tomás Moro.
La ciudad del sol . Tomasso Campanella.
La nueva Atlántida . Francis Bacon.

Deja un comentario