Febrero 2007

En busca de la felicidad

Escrito por  Josefina Perdomo


Un nuevo perfil de un gran actor. Quién no siente esa extraña sensación cuando entra en la sala de un cine. Me refiero a que de alguna manera somos conscientes de que estamos traspasando el umbral de lo cotidiano, y por un tiempo vamos a olvidarnos de nuestros problemas personales y sumergirnos en un mundo mágico donde todo es posible. La tensión de la expectativa, la aventura nueva que nos espera cuando encarnemos de alguna manera la piel de los protagonistas y vivamos la experiencia de sus personajes mientras nos dura la sesión, para que en cuanto enciendan las luces volvamos a nuestros puestos casi a regañadientes ante lo que de alguna forma acabamos de vivir. Esa sensación es la magia del cine.


Quién no siente esa extraña sensación cuando entra en la sala de un cine. Me refiero a que de alguna manera somos conscientes de que estamos traspasando el umbral de lo cotidiano, y por un tiempo vamos a olvidarnos de nuestros problemas personales y sumergirnos en un mundo mágico donde todo es posible. La tensión de la expectativa, la aventura nueva que nos espera cuando encarnemos de alguna manera la piel de los protagonistas y vivamos la experiencia de sus personajes mientras nos dura la sesión, para que en cuanto enciendan las luces volvamos a nuestros puestos casi a regañadientes ante lo que de alguna forma acabamos de vivir. Esa sensación es la magia del cine.Así, nos toca hoy hablar de “En Busca de la Felicidad”, un título bastante sugerente. Parece que el que comenzara su carrera interpretando a un alocado adolescente que nos hacía reír en base a sus bromas y payasadas cada vez va cogiéndole más profundidad y sentido a sus papeles, y en esta ocasión Will Smith nos trae la historia de un hombre que va a encarnar precisamente lo opuesto. Es un padre de familia que se queda en el paro con un niño a su cargo, y desde ahí comienza una odisea de lucha y supervivencia que terminará convirtiéndolo en multimillonario en base al esfuerzo cotidiano.



Sí, “En busca de la felicidad” es una de esas películas con mensaje. Bien claro, alto y sin dar lugar a equívocos. Además es un tema este, el de ver la vida de los grandes triunfadores de nuestro tiempo desde la perspectiva cinematográfica para sacarles el jugo, que está de moda. Cómo si llevaran escondida alguna fórmula secreta que nos pudieran legar. Pero el legado, todos sabemos, es esa disciplina, constancia, dedicación, etc... y por supuesto el elemento mágico o afortunado de ser la persona adecuada en el momento justo en el lugar correcto.


“En busca de la felicidad” puede ser un tópico del sueño americano que ahora dicen nunca existió. Mas precisamente para los que lo dicen, el ejemplo de Christopher Gardner, basado en una historia real, nos hace pensar que los sueños existen si trabajamos para hacerlos reales. El éxito podrá venir de afuera pero será efímero, el éxito real es el que conquistamos día a día con esfuerzo, y además el que más satisfacción da.


Queremos desde aquí romper una lanza por los tópicos convencionales que nos siguen reiterando una y otra vez. Precisamente tal vez porque de alguna manera hagan falta. Porque las cosas de las que se habla mucho son las que precisamente más escasean, y las más necesarias.

Ficha técnica:

Título original: The pursuit of happyness.
Año: 2006.
Duración: 116 min.
País: EE.UU.
Director: Gabriele Muccino.
Guión: Steven Conrad.
Música: Andrea Guerra.
Fotografía: Phedon Papamichael.
Reparto: Will Smith, Thandie Newton, Jaden Smith, Dan Castellaneta, Zuhair Haddad.
Productora: Columbia Pictures.


Josefina Perdomo

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar