Febrero 2020

El descubrimiento del planeta Ceres

Escrito por  Juan Carlos del Río
El descubrimiento del planeta Ceres

Tras el descubrimiento de Urano, el astrónomo alemán Johann Elert Bode publicó una relación descubierta por Johann Daniel Titius y que se conoce como «ley de Titius-Bode». Esta relación empírica expresa la distancia de un planeta al Sol (en unidades astronómicas) en la forma: d = 0,4 + 0,3 k, donde k es un número que comienza con 0 para Mercurio, y posteriormente se va multiplicando por dos: 1 para Venus, 2 para la Tierra, 4 para Marte, 16 para Júpiter, 32 para Saturno y 64 para Urano. Como podemos ver, esta ley tenía una carencia para k=8.

En un congreso astronómico de 1796 se promovió la búsqueda del planeta perdido que debería estar a una distancia de unos 420 millones de kilómetros del Sol. Pero buscar un planeta solo con el dato de su distancia al Sol es como buscar una aguja en un pajar. La suerte le sonrió al astrónomo italiano Giuseppe Piazzi en 1801. Piazzi le puso el nombre de «Ceres Ferdinandea» por la diosa romana de las plantas y el amor maternal, y el rey de Sicilia, aunque posteriormente se eliminó esta referencia política.

Su muy pequeño tamaño, poco más de 900 km de diámetro (el diámetro de la Luna es de 3500 km), hizo dudar si contabilizarlo entre los planetas. Piazzi lo clasificó como «planetoide», pero se impuso la denominación de «asteroide» propuesta por Herschel. Posteriormente se encontraron otros muchos objetos similares en la misma región espacial, por lo que Ceres y ese grupo de cuerpos fueron denominados «cinturón de asteroides».

Muchos científicos imaginaron que serían los vestigios finales de un antiguo planeta destruido llamado Faetón, si bien actualmente se cree que el cinturón es un planeta en construcción y que nunca completó su formación.

Cra¦üter Ceres

El primer año de observación fue muy complicado por la escasa calidad de los aparatos de observación, pero gracias a la intervención de uno de los más grandes matemáticos de la historia, Carl Friedrich Gauss, se pudieron hacer las primeras mediciones. Ceres se había observado solo una vez, casi de casualidad en enero, pero se estimó que volvería a ser visible en septiembre, cosa que no ocurrió. Gauss publicó un método para determinar la órbita de un cuerpo con muy pocas observaciones, resolviendo unas complicadísimas ecuaciones que todavía se estudian actualmente en Astronomía. Con el tiempo, Gauss se convirtió en astrónomo y sus fórmulas ayudaron al descubrimiento del siguiente planeta.

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.