Diciembre 2013

La leyenda de la gacela y el caracol

Escrito por  Elena Sabidó
La leyenda de la gacela y el caracol

Una gacela encontró a un caracol y le dijo: "Tú, caracol, eres incapaz de correr, solo te arrastras por el suelo". El caracol respondió: "¡Ven aquí el domingo, y ya lo verás!".

El caracol arrancó cien hojas, y en cada una escribió: "Yo soy el caracol". Repartió aquellas hojas entre sus amigos caracoles diciéndoles: "Leed este papel, para que sepáis qué hacer cuando venga la gacela".

Les pidió a sus amigos que se escondieran a lo largo de los caminos por donde iba a pasar la gacela, y así lo hicieron. El domingo, cuando llegó la gacela, le dijo el caracol: "¡Vamos a correr, tú y yo, y ya verás cómo quedaras atrás!".

El caracol se metió en un arbusto y dejó correr a la gacela.

Mientras esta corría, iba llamando: "¡Caracol!". Y había siempre un caracol que respondía: "Yo soy el caracol".

La gacela, por fin, acabó echándose en la hierba, agotada. El caracol venció gracias a su astucia de haber escrito cien hojas.

"Como tú sabes escribir y nosotros no, nosotros nos cansamos, y tú no. Nosotros no sabemos nada".


Cuento de Mozambique

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar