Julio 2013

El origen de los elefantes

Escrito por  Elena Sabidó
El origen de los elefantes

Esta historia pertenece a la tribu de los Kamba.
Había un hombre muy pobre que, desesperado por su pobreza, fue a pedir ayuda al médico-brujo de la tribu.
–Ve a ver a Ivonya-ngia –le dijo el brujo–, él hace caridad con los pobres.
El hombre se puso en marcha y, al cabo de mucho tiempo, encontró a Ivonya-ngia en su poblado:
–Dime, Ivonya-ngia, cómo podría hacerme rico?
En ese momento, Ivonya-ngia le dijo a sus pastores:
–Dadle a este hombre cien vacas, doscientas ovejas y trescientas cabras.
–No, no quiero caridad. Yo quiero saber el secreto para hacerme rico.
Ivonya-ngia, el hombre rico, después de pensar mucho, le dijo al hombre pobre:
–Friega con esto los colmillos de la mandíbula de tu mujer. Espera que le crezcan y véndelos.
Así lo hizo el hombre, y unas semanas más tarde los colmillos de su mujer habían crecido como un brazo y eran de marfil puro. El hombre los arrancó y los vendió en el mercado. Semanas más tarde, a su mujer le habían vuelto a crecer los colmillos y, de nuevo, el hombre los arrancó y los vendió. De este modo se hizo rico.
Su vecino, que estaba envidioso de la suerte del hombre, le preguntó cómo se había hecho tan rico:
–Ve a ver a Ivonya-ngia –le dijo.
Así lo hizo el vecino y también recibió el ungüento mágico. Se lo puso a su mujer y también a esta le crecieron. Pero nadie le dijo que tenía que arrancarlos y venderlos, por lo que los colmillos de la mujer crecieron tanto que la cara y el cuerpo de la mujer fueron cambiando hasta que se transformó en una elefanta tan grande que reventó la cabaña y se fue.

Cuento tradicional de Kenia

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar