Agosto 2013

El gallo y la gallina

Escrito por  Elena Sabidó
El gallo y la gallina

Un gallo y una gallina salieron un día a coger nueces. Al gallo se le quedaron atascadas dos nueces en la garganta, así que corría el riesgo de ahogarse. La gallina corrió hacia una fuente y dijo:
—¡Querida fuente, dame agua! El agua es para el gallo, que se está ahogando.
La fuente contestó:
—Vete al tilo y tráeme hojas.
La gallina corrió hacia el tilo y dijo:
—¡Querido tilo, dame hojas! Las hojas se las daré a la fuente, la fuente me dará agua y el agua se la daré al gallo, que se está ahogando.
Pero el tilo respondió:
—Ve a la doncella y tráeme una cinta.
Entonces la gallina corrió hacia la doncella y le dijo:
—¡Querida doncella, dame una cinta! La cinta se la daré al tilo, el tilo me dará hojas, las hojas se las daré a la fuente, la fuente me dará agua y el agua se la daré al gallo, que se está ahogando.
Pero la doncella dijo:
—Ve al zapatero y tráeme unos zapatos.
Entonces la gallina corrió hacia el zapatero y le dijo:
—¡Querido zapatero, dame unos zapatos! Los zapatos se los daré a la doncella, la doncella me dará una cinta, la cinta se la daré al tilo, el tilo me dará hojas, las hojas se las daré a la fuente, la fuente me dará agua y el agua se la daré al gallo, que se está ahogando.
—Ve a la puerca y tráeme unas cerdas —dijo el zapatero.
La gallina corrió hacia allí y dijo:
—¡Querida puerca, dame unas cerdas! Las cerdas se las daré al zapatero, el zapatero me dará unos zapatos, los zapatos se los daré a la doncella, la doncella me dará una cinta, la cinta se la daré al tilo, el tilo me dará hojas, las hojas se las daré a la fuente, la fuente me dará agua y el agua se la daré al gallo, que se está ahogando.
—¡Ve al granero y tráeme paja! –dijo la puerca.
Entonces la gallina fue allí y dijo:
—¡Querido granero, dame paja! La paja se la daré a la puerca, la puerca me dará unas cerdas, las cerdas se las daré al zapatero, el zapatero me dará unos zapatos, los zapatos se los daré a la doncella, la doncella me dará una cinta, la cinta se la daré al tilo, el tilo me dará hojas, las hojas se las daré a la fuente, la fuente me dará agua y el agua se la daré al gallo, que se está ahogando.
—Bueno, ahí tienes algo de paja –dijo el granero–. Y entonces la puerca le dio unas cerdas, y el zapatero le dio unos zapatos, y la doncella le dio una cinta, y el tilo le dio hojas, y la fuente le dio agua. Pero cuando la gallina llegó donde estaba el gallo, este ya estaba muerto, así que tuvo que beberse ella toda el agua.

Cuento sueco.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar