Abril 2019

Epigenética: cómo dirigir nuestra vida

Escrito por  Fernando Schwarz
epigenética epigenética

La mayoría de los biólogos estaban convencidos de que los seres vivos eran solo el producto de sus genes y de que estábamos determinados por un programa genético heredado de nuestros antepasados, condenados a sufrir. Los últimos veinte años de investigación en ciencias de la vida han trastornado completamente esa creencia. Demuestran que podemos actuar en nuestras vidas, transformándonos a nosotros mismos, cambiando nuestros comportamientos y yendo más allá de nosotros mismos para ir hacia horizontes a veces insospechados.

La investigación del Dr. Bruce Lipton (1) ha revelado que el ambiente que opera a través de la membrana celular controla el comportamiento y la fisiología de la célula activando y desactivando los genes. Estos descubrimientos se confrontaron con la opinión de científicos establecidos, que afirmaban que la vida está controlada por los genes, prediciendo con esto que uno de los campos de estudio más importantes de la actualidad es la ciencia epigenética.

«El descubrimiento del impacto del medio ambiente en el funcionamiento de las células cambia radicalmente la idea que teníamos de la inmutabilidad del código genético. Es también la prueba de que las emociones regulan la expresión de los genes. [...] Sea cual sea su contenido, nuestros pensamientos penetran el cuerpo en forma de energía, una energía emocional, mental, psicológica o espiritual. Da lugar a reacciones biológicas que luego se registran en la memoria de las células. Así es como nuestra biografía se ajusta gradualmente a los sistemas biológicos y esto se logra a medida que pasan los días».

Epigenética cómo dirigir nuestra vida 2

La epigenética se define como la ciencia que estudia los cambios transmisibles y reversibles de la expresión de los genes, no acompañando el cambio de soporte genético, es decir, no modifica el ADN. Los cambios pueden ocurrir espontáneamente o como resultado del estrés, como respuesta a un entorno u otros factores externos. Los fenómenos epigenéticos actúan como interruptores, abren y cierran, dependiendo de las circunstancias y en diversos grados, la expresión de los genes. Ellos, por lo tanto, permiten muchas combinaciones no programadas entre genes, a través del fenómeno de la metilación (2).

Aunque los descubrimientos relacionados con la epigenética son muy recientes, el término fue evocado en 1942 por Conrad Hal Waddington (3), (del griego epi, «más allá de»: más allá de la genética). La epigenética abarca propiedades, un código sobre el código, como Joel de Rosnay lo explica muy bien en su último libro The Symphony of the Living (4): es un «metasoftware» biológico, que transforma profundamente el papel de la genética clásica. El cambio epigenético no es una mutación, sino una modulación de la expresión de genes por los comportamientos o el medio ambiente. La genética y la epigenética se comparan con los textos que tiene un libro y el proceso de la lectura, en el cual cada individuo interpreta el libro de una manera diferente, a través de su experiencia, su imaginación... Otros comparan la genética con una partitura, y la epigenética con la interpretación de la sinfonía. La gran pregunta es cómo convertirse en el director de orquesta de la propia partitura.

Lo que vivimos influye en nuestro estado físico, nuestro estado psíquico, nuestra trayectoria de vida y nuestra mente, y juega un papel importante en la modulación epigenética de la expresión de los genes.

Epigenética cómo dirigir nuestra vida 1

Heredamos nuestro genoma, pero tenemos la libertad de actuar sobre nuestro epigenoma, a nivel individual y colectivo y en la evolución de nuestra sociedad, de acuerdo con las interacciones que establecemos entre nosotros. Estos fenómenos pueden ampliarse hoy en día mediante el uso de las redes sociales en una dirección u otra. En el mundo epigenético, todo es reversible, lo que resalta la importancia de asumir la responsabilidad de nuestras vidas y aclarar nuestras elecciones. Nuestro comportamiento y nuestra voluntad de actuar pueden transformarnos. Con la epigenética, podemos reorientar los procesos «psicosomáticos» negativos en una dirección que beneficie nuestra salud y nuestro equilibrio mental.

Las cinco palabras clave para una reorientación exitosa son la nutrición, el ejercicio, el antiestrés, el placer y la armonía. Ellos interactúan naturalmente entre sí y reclaman una disciplina de vida que los antiguos de Oriente y Occidente siempre han recomendado, como enfoques preventivos, interesados en la influencia entre la mente y el cuerpo.
Estudios actuales han demostrado que las prácticas ancestrales como la meditación, el yoga, formas de meditación dinámicas como el Tai chi chuan y el Qi Gong pueden tener efectos positivos en el metabolismo de nuestro cuerpo y en algunas disfunciones como la hipertensión. Gracias a estas investigaciones, las sabidurías antiguas y los nuevos descubrimientos han encontrado un punto de convergencia.
Hoy sabemos que todas las técnicas para relajar el cuerpo y la regulación de la respiración permiten alcanzar un alto nivel, tanto de concentración como de relajación, y que pacientes, especialmente aquellos con cáncer, habiéndolos practicado, con una nutrición saludable, lograron modificar sus células cancerosas volviéndose normales nuevamente. Estudios recientes también han demostrado que, ante situaciones de un gran estrés, como en el caso de las víctimas del holocausto o la hambruna, modificaciones genéticas puede heredarse por generaciones que no lo han vivido, pero hoy, la reversión es posible.
Por lo tanto, los hábitos alimenticios, la actividad física, la contaminación, el estrés, la preocupación, nuestras relaciones sociales o familiares y eventos felices o infelices son susceptibles de influir en nuestra trayectoria de vida y en nuestro estado de ánimo, y desempeñan un papel importante en la modulación epigenética de la expresión de nuestros genes. Por lo tanto, estar rodeado de verdaderos amigos o vivir una vida emocional estable, florecer internamente, solo puede tener efectos beneficiosos, no solo sobre nuestra salud física, sino también sobre nuestra salud en general.
Dawson Church (5) describe cómo nuestro estado mental influye en nuestros genes. Demuestra que las creencias, las intenciones, la meditación, el altruismo, el optimismo, la cooperación, la confianza... tienen un efecto consecuente en los genes del estrés, involucrados especialmente en los procesos de envejecimiento e inmunidad.
En conclusión, la relación que establecemos con nuestro entorno exterior e interior es crucial para ayudarnos a transformarnos y a sacar todo lo que provoque la elevación de nuestro yo.
Es igualmente un desafío colectivo. Es esencial entender que no solo podemos cambiar individualmente, sino también la forma de vivir juntos. Para esto, debemos volver a conectarnos con los objetivos superiores, como lo demostró el coronel Arnaud Beltrame con su propio sacrificio. La unión de toda la nación se hizo gracias a seres heroicos. Supo enfrentar el desafío que se nos impone: encontrar el delicado equilibrio entre libertad y seguridad. Su ejemplo nos permitió darnos cuenta de que otras posturas son posibles y de que nunca debemos inclinarnos ante la fatalidad.

Notas

(1) Bruce Harold Lipton (nacido en 1944), biólogo estadounidense del desarrollo, exinvestigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, autor de La biología de la creencia: la liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros, 10.ª edición, Ediciones Ariane, 2016, 306 páginas. Evolución espontánea: cómo participar en el cambio de nuestra especie, coautor con Steve Bhaerman, traducido por Jean Hudon, Editions J'ai lu, 2013, 670 páginas.
(2) Modificación química que consiste en la adición de un grupo metilo (CH3) a un sustrato. En el ADN, la metilación ocurre al agregar un grupo metilo en el lugar de un átomo de hidrógeno en una de las cuatro bases de nitrógeno. Así pues, la secuencia de ADN se anula y ya no puede producir proteínas.
(3) Biólogo de desarrollo, paleontólogo y genetista británico (1905-1975).
(4) La sinfonía de los vivos, Joel de Rosnay. Las uniones que liberan 2018, 228 páginas.
(5) Investigador en la cura energética (nacido en 1956) y autor de libros, especialmente El genio en sus genes, medicina epigenética, Éditions Dangles, 2013, 426 páginas.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar