Marzo 2014

Entrevista a Giosef Quaglia Dell’Acqua

Escrito por  Héctor Gil
Entrevista a Giosef Quaglia Dell’Acqua

Últimamente surgen publicaciones que vienen a demostrarnos la actualidad de algunas recomendaciones que ya los antiguos consideraban necesarias para no sentirse perdidos en el río de la vida cotidiana. Giosef Quaglia nos descubre lo faceta actual de Aristóteles corroborando que los clásicos están de moda.

Tenemos la oportunidad de entrevistar al profesor Giosef Quaglia. Es especialista en Filosofía de Oriente y Occidente. Acaba de publicar dos libros de filosofía. Uno de ellos, «Paideia, Aristóteles y la enseñanza de la Filosofía», nos sorprende con una revisión de las enseñanzas de Aristóteles, quien resulta ser un filósofo contemporáneo, práctico y muy apto para superar las crisis que afectan al ser humano del siglo XXI.

¿Por qué ha elegido a Aristóteles y no a cualquier otro filósofo?

Porque sus enseñanzas siguen siendo de sorprendente actualidad y utilidad. También, porque considero que en torno a su nombre y a su filosofía se han impuesto a lo largo de la historia muchos prejuicios infundados; y siguen imponiéndose.

¿Quién fue realmente Aristóteles?

Un gran filósofo que investigó en todos los campos del saber y que consagró su vida a la educación integral del ser humano. No por casualidad los filósofos neoplatónicos le apodaron “el Divino”.

Usted lleva más de diez años estudiando las fuentes históricas. ¿Por qué mantiene, en contra de la opinión general, que él y su maestro Platón siguen la misma doctrina?

La conciliación entre las ideas de maestro y discípulo queda demostrada claramente por todos aquellos filósofos y humanistas que estudiaron a fondo sus enseñanzas y que conocían su aspecto más interno y escondido. Por citar algunos ejemplos, en época antigua esta tesis fue sostenida por Cicerón, Apuleyo y Porfirio; en época medieval, por Al-Farabí y Dante Alighieri; y en época contemporánea, por Thomas Taylor y Lloyd Gerson.

¿Qué pensaba Aristóteles de la fusión de las culturas persa y griega?

En realidad, no sabemos nada preciso sobre esta idea. Al parecer, Aristóteles consideró que la sociedad de su tiempo aún no estaba preparada para esa fusión. Tanto es así que los pueblos griegos apenas lograban cierta concordia cuando eran invadidos por los «bárbaros», es decir, los «pueblos de habla no griega», y en los meses inmediatamente anteriores a los Juegos Olímpicos. Sin embargo, parece evidente que la fraternidad universal era un principio fundamental de su proyecto político, hecho demostrable por su filosofía de vida y por algunos escritos en forma de cartas dirigidas a Alejandro Magno que se han conservado hasta nuestros días gracias a la tradición filosófica árabe.

¿Fue Aristóteles un filósofo comprometido?

Sí, sin duda. Aristóteles fue un filósofo comprometido con su tiempo y con la historia. Entre otras cosas, proporcionó una infinidad de elementos prácticos válidos para toda época y lugar, como por ejemplo, el concepto de «justo medio»respecto a una virtud, una acción o un hábito. Lo más importante de esa idea es que su práctica consciente nos lleva a ser mejores seres humanos y nos obliga a compararnos solo con nosotros mismos, evitando que aniden en nosotros defectos tan negativos como la vanidad y el orgullo.

Giosef Quaglia conferencia¿Qué cree que puede aportar la Paideia griega a este siglo?

El equilibrio entre el cuerpo y el alma, o como dirían los griegos, gimnasia y música, que era entendida como las artes de las musas. Estas dos disciplinas eran consideradas imprescindibles para la educación y formación integral del ser humano, porque llevan al desarrollo de valores fundamentales, como son el orden, la capacidad de esfuerzo, la organización, la voluntad, la conducta moderada y la captación de la belleza.

¿Le parece que es posible recuperar ciertas herramientas o técnicas de desarrollo humano de aquella época?

Sí, empezando por reconocer en los mitos antiguos su facultad de transmitir, de forma amena y sencilla, las verdades más profundas de la vida. También sería muy útil recuperar la vieja costumbre –no tan antigua– de mantener diálogos que mejoren la convivencia; unos sanos momentos de ocio que, con el gran auge tecnológico que vivimos, estamos dejando de lado.

¿Cómo nos sintetiza la física de Aristóteles?

En el tratado que conocemos como Física –palabra que significa «Naturaleza»–, Aristóteles describe los cinco elementos (tierra, agua, aire, fuego y éter) como símbolos de las fuerzas que componen el universo infinito.

¿Cuál era su principal idea de la metafísica?

Yo recordaría su célebre frase: «Todo ser humano tiende naturalmente al saber» y me quedaría con la idea de que el saber tiene diferentes grados, y que es útil solo en el momento en que se practica. De nada vale saber muchas cosas si no las podemos realizar.

Usted, junto a colaboradores de diferentes especialidades, ha traducido directamente del griego algunos mitos de Platón. ¿Qué valor tiene volver a traducir lo que ha sido tantas veces traducido?

El contacto directo con la fuente original, desde nuestra formación filosófica, tiene un gran valor literario y pedagógico, naturalmente sin despreciar la minuciosa labor de traducción de cientos de grandes arqueólogos y humanistas de nuestra historia. Sin su dedicación y sacrificio, nuestra pequeña labor no hubiera sido posible.

¿A quién van dirigidos sus libros?

A todos aquellos que buscan claves para conocerse a sí mismos y quieren descubrir el sentido de la vida.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Actualmente estoy recopilando citas para escribir un manual práctico de filosofía aristotélica. En un futuro próximo me gustaría escribir un libro que reafirme la armonía entre las ideas fundamentales de las doctrinas de Platón y Aristóteles.

Puedes encontrar sus libros en: www.editorial-na.com

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.